• English
  • Importancia de una buena redacción de los Términos y Condiciones y Políticas de Privacidad.

    Leonardo Reyes K. – Asociado

    A lo largo de los últimos años ha tomado bastante fuerza el uso de las aplicaciones móviles y páginas web para el desarrollo de las actividades comerciales. De igual manera, a causa de la pandemia de Covid-19, el comercio electrónico, también conocido como E-Commerce, ha dado pasos agigantados y se ha convertido en uno de los medios más importantes para el comercio en el mercado nacional y mundial.

    A raíz de dichas relaciones comerciales, surgen distintas obligaciones y derechos entre las empresas que ofrecen servicios y/o comercializan productos con sus clientes. Dicho esto, es necesario contar con unos Términos y Condiciones y Políticas de Privacidad para establecer el alcance del servicio, el objetivo, las limitantes y deslindar a la empresa de cualquier tipo de responsabilidad frente a los servicios prestados o los objetos comercializados.

    En cuanto a los Términos y Condiciones, podemos definirlos como un acuerdo de voluntades entre la empresa que los elabora y el cliente y/o usuario, a través del cual se pactan los derechos y obligaciones que ambas partes contarán, así como las particularidades sobre la organización, precios y mecanismos de compra, recepción, envío, devolución, cancelación y demás particularidades que estén encaminadas a la adecuada prestación del servicio y/o la venta de un producto. Este contrato podría ser entendido como un contrato de adhesión, mismo que es redactado por la empresa y el cliente o usuario simplemente se adhiere o no.

    Si bien los Términos y Condiciones son elaborados en base a cada servicio o producto que se requiera comercializar, estos deben contener al menos cinco puntos esenciales, mismos que detallo a continuación:

      – Descripción detallada del producto o servicio que se ofrece: En este punto es importante establecer de manera concisa lo que refiere al producto o servicio que se ofrece. Se deben establecer las características del producto, delimitación geográfica para la entrega del producto o donde se brinda el servicio, plazos y formas de entrega, entre otros.

      – Derechos de las partes: Es importante establecer los derechos de las partes, a fin de evitar futuras controversias con los usuarios o clientes. Si bien es claro que los clientes tienen ciertos derechos, como el de obtener el producto o servicio, es importante dejar claro distintos aspectos, como por ejemplo derecho a cambios o devoluciones si corresponde.

      – Responsabilidades: Es posiblemente el punto más relevante de los Términos y Condiciones, toda vez que aquí se establecerá el límite de las responsabilidades de la empresa y se logrará evitar posibles controversias que puedan surgir. Es importante aclarar que pueden surgir posibles responsabilidades a causa de terceros, por lo que es necesario deslindarse de dicha responsabilidad por escrito.

      – Medios de solución de controversias: Es importante establecer los medios de resolución de conflictos, toda vez que para la empresa puede ser perjudicial el inicio de un proceso. Muchas de las empresas que trabajan de manera digital tienen sede en el exterior, por lo cual es beneficioso establecer como medio de resolución de conflictos el arbitraje con sede en su país de origen.

      – Ley aplicable: Es relevante establecer la normativa que se aplicará a la controversia que pueda surgir, puesto que esto dará una mayor accesibilidad a la justicia a la empresa.

      En cuanto a las Políticas de Privacidad, es aquel documento a través del cual se establece e indica la manera y el motivo para el cual se maneja, retiene y se procesan los datos de los usuarios o clientes. Este tiene como función informar a los usuarios de que el sitio web o aplicación móvil recopila datos durante la visita de estos y que los datos recopilados serán utilizados por la empresa.

      Si bien Bolivia al momento no cuenta con una normativa específica referente a la protección de datos personales, la Constitución Política del Estado lo protege de una manera tácita, estableciendo la Acción de Protección a la Privacidad. Ahora bien, aún ante la falta de norma expresa, es de suma importancia contar con unas buenas políticas de privacidad, a fin de evitar futuros inconvenientes a raíz de la manipulación de los datos.

      Al igual que los Términos y Condiciones, las Políticas de Privacidad serán redactadas acorde al funcionamiento y desarrollo de cada empresa. Sin embargo, esta debería contener como mínimo los siguientes puntos:

        – Identificar qué información será recopilada: En este punto se debe especificar qué datos se recopilan, pudiendo ser estos el correo electrónico, nombre, edad, entre otros.

        – Establecer los motivos de la recopilación de los datos: Se debe establecer los motivos del uso de los datos, es decir, para que serán utilizados. Por ejemplo, envío de ofertas.

        – Indicar como se utilizarán los datos: Se debe establecer la forma en que serán manipulados los datos, es decir, de qué manera serán utilizados.

        La posibilidad de modificar la política en un futuro: Este punto es de suma importancia, puesto que otorga la libertad de modificar la política en cualquier momento y el usuario debe aceptarla para poder utilizar los servicios.

        – Política de Cookies (en caso se utilicen): Es importante que los usuarios den consentimiento sobre el uso de las cookies, puesto que estas pueden ser utilizadas para optimizar la utilización de la página web y otorgar datos estadísticos.

        – Deslindar de responsabilidad por manipulación de datos por parte de enlaces externos: Existe la posibilidad de que enlaces externos formen parte de las páginas web, como por ejemplo propagandas. Es importante deslindarse de la responsabilidad de lo que puedan realizar las páginas externas con los datos, puesto que la empresa no los manipula ni tiene conocimiento para que serán utilizados.

        – Identificar los medios que se utilizan para proteger los datos: Para establecer una tranquilidad a los usuarios y demostrar que sus datos no son manipulados de maneras ajenas a lo que consienten, es necesario establecer los medios que se utilizan para la protección de los datos.

        A partir de todo lo anteriormente expuesto, es pertinente establecer que la manera más idónea de poder deslindarse de responsabilidades y evitar futuros conflictos con los usuarios o clientes, es contar con unos Términos y Condiciones y unas Políticas de Privacidad que lleguen a proteger a la empresa y establecer cada uno de los puntos que se requieren en base al rubro en el que se opera.