• English
  • Medidas tributarias a nivel nacional ante el COVID-19.

    Candys Dorado – Asociada

    Habiendo declarado el gobierno nacional Estado de Emergencia, ha emitido distintas normas tributarias para afrontar los efectos del COVID-19.

    Entre las medidas adoptadas, el Servicio de Impuestos Nacionales emitió las Resoluciones Normativas de Directorio N° 102000000006 y N° 102000000009, que han dispuesto prórrogas para el cumplimiento de obligaciones formales por parte de los contribuyentes.

    Sin embargo, dichas normas solo se traducen en ampliación o suspensiones respecto de la declaración y pago de tributos que no permite que los mismos se declaren de forma cíclica, menos aún representan una disminución en la carga fiscal de los contribuyentes.

    Un claro ejemplo, es que no se ha contemplado la posibilidad de nuevos acogimientos a pagos o la reprogramación de aquellos que se encuentran en curso sin los accesorios correspondientes como el contemplado en el Decreto Supremo 4198.  Tampoco la exoneración de impuestos para la importación de medicamentos, materiales médicos y equipos de bioseguridad, ya que solo se encuentra exento el pago del Gravamen Arancelario.

    Tampoco se ha previsto la aceleración en la devolución de impuestos, que permitiría contar con Créditos Fiscales para el cumplimiento de los impuestos.

    Un aspecto importante a tomar en cuenta, es aquello que sucede con las Facilidades de Pago (FAP) en curso, ya que de acuerdo a la RND. N° 102000000009, las cuotas correspondientes a los periodos febrero, marzo, abril y mayo se unifican en un solo plazo vencimiento; es decir, al 12 de junio de 2020.

    Sin embargo, esta unificación implica que un contribuyente acogido a FAP deberá  pagar las cuatro cuotas acumuladas o, en su defecto, pagar tres (3) cuotas por lo menos, ya que de no hacerlo corre el riesgo que su FAP se considere incumplida y se constituya en un Título de Ejecución Tributaria (PIET), conforme a lo dispuesto por el artículo 27 de la Resolución Normativa de Directorio N° 101800000001 de 16 de enero de 2018 (Reglamento para Facilidades de Pago).

    Por su parte, en cuanto a las obligaciones de RC-IVA Retenciones y RC-IVA Dependientes, no ha existido unificación respecto del vencimiento de declaración de ambos, ya que los empleadores tienen como vencimiento la declaración de los periodos de febrero y marzo en abril, mientras que los dependientes no han contado con ampliación por esos periodos, pero sí cuentan con ampliación de los periodos de abril y mayo hasta el mes de junio.

    Nuevamente, la prórroga instaurada no coadyuva en la disminución de la carga fiscal, y tiende a castigar al dependiente que no tenga crédito fiscal acumulado.

    Se aguarda que el Gobierno Nacional, emita nuevas normas que modifiquen y disminuyan la carga tributaria que se ha generado en esta cuarentena, y se espera la emisión de un Perdonazo Tributario que permita a los contribuyentes el cumplimiento de sus obligaciones impositivas.